CORAZÓN DE QUINCEAÑERA

 

En el mismo paquete me han llegado

la ciática con mi jubilación,

teniendo , de esta forma, la impresión

de que la ley el pelo me ha tomado.

 

Es cierto que el trabajo ha terminado

y disfruto, contenta, mi pensión

pero tengo muy alta la tensión

y me doblo por culpa del lumbago.

 

¿ He de vivir como vieja amargada

en un cuerpo caduco y averiado

con una mente lúcida y ligera?

 

¿Qué sorpresa me tiene reservada

el destino, con el rostro arrugado,

si tengo corazón de quinceañera?

 

 

 

 

 

Bilbao24-XI-2005

 

 

SONETO A LA TORTILLA DE PATATA

Limpiar, mondar y trocear patata,

picar, partir y triturar cebolla,

utilizar sartén, guardar la olla,

engrasar con aceite de olivata;

 

calentar, humear la intemerata,

condimentar, probar de la macolla,

revolver, aplastar a tiramolla,

amainar el calor de la fogata.

 

Cascar, batir y remover el huevo,

escurrir, añadir la separata,

mezclar, aparentar que todo es nuevo,

 

voltear, recoger por la culata,

– lo mismo da la dama que el mancebo-

servir, brindar y comenzar la cata.

 

 

 

 

Bilbao 3-5-2008

 

 

SONETO A LA MADRASTRA

 La madrastra se mira en el espejo

y al encontrarse vieja y decadente

a Blancanieves odia eternamente

abrumada su mente por complejos.

 

Frunciendo con desdén el entrecejo

persigue a la princesa arteramente

dándole una manzana tan vilmente

que se la carga sin pedir consejo.

 

¿No pudo utilizar su gentileza

de manera sutil, no tan patética,

usando con talento la cabeza;

 

y olvidando la fruta, tan dietética,

buscar un tratamiento de belleza

acudiendo a una clínica de estética?

 

Bilbao, 17-2-2010

HAMMURABI

HAMMURABI

Hammurabi ha roto su tablilla

viendo una carta de papiro egipcio;

pensando si será perder el juicio

trocar por hierbas a la dura arcilla.

 

El monje, que ha doblado la costilla

dándole al pergamino beneficio,

mira a la imprenta como bien ficticio

que ilustra al mundo con vulgar letrilla.

 

El club gutenberiano no es propicio

a esperar al Quijote en la pantalla;

se niega, cual un fraile, a lo moderno,

 

disfruta del papel como de un vicio;

y aunque la tinta sea una antigualla

leer un libro es un placer eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bilbao, 31-1-2010

 

¿Cómo me sientes cuando te siento?

Quisiera yo sentir cómo me sientes

cuando te siento.Cómo vibra tu ser

al traspasarte todo mi querer

en mis caricias tiernas y vehementes.

No me sirven tus ojos transparentes

buscando en mis pupilas la mujer

que pide, con sus besos, encender

tus fibras más sensibles y candentes.

Te necesito entero, sin fisura,

sintiendo que contigo me fusiono

temblando, y transformando tu figura

en ídolo viviente, sobre un trono

hecho de amor, que abraza mi cintura

que trepida mientras me desmorono.

14-2.2015

ONDAS GRAVITACIONALES

 

LAS ONDAS GRAVITACIONALES

 

(último descubrimiento científico sobre el Universo 

 

¿Cuántos milenios llevan los poetas,

los perturbados, y hasta los amantes

acorralados por los ignorantes,

que los llaman quiméricos profetas,

 

por explicar al vulgo sus secretas

audiciones celestes, incesantes,

de las  bellas estrellas titilantes,

que vagan por la noche tan inquietas?

 

 Einstein ya habló del tiempo y del espacio,

del susurro de la velocidad

que emite notas en sutil piano,

 

como poeta sabio, que despacio

estudia el cosmos y la gravedad

y el infinito, que parece plano.

 

 

16-2-2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ Y QUÉ ME COMPRARÉ?

 

¿Y QUÉ ME COMPRARÉ?

Sesenta y cinco céntimos de vellón

todos seguidos como en una ristra,

me anuncia, en una carta, la ministra,

que incrementan este año mi pensión.

 

No le alcanza al Gobierno mi emoción

por este despilfarro, que registra

que España va tan bien, que suministra

a sus ancianos esta bendición.

 

¿Y qué me compraré?, se preguntaba

la ratita que se encontró el ochavo,

que ella creyó tesoro, y no dudaba

 

en adquirir la Luna, en menoscabo

de los sesenta y cinco. Y colocaba

un lazo de lunares en el rabo.

 

 

 

 

 

 

SONETO DE AMOR EN DÍA DE DIFUNTOS


Ya no están tus cenizas en el río

adonde las eché; porque se han ido

nadando hacia la mar y hacia el olvido

que ha dejado en el tiempo tu vacío;

sentada entre los chopos del plantío

erguidos hasta el cielo, he recogido

tu hálito, que sigue introducido

en sus ramas cuajadas de rocío.

Y miro la corriente cantarina,

y te siento subiéndome la enagua,

esperando los dos la golosina

de nuestro amor fundiéndose en la fragua

bruñidora de un fuego que fulmina,

junto al recodo que remansa el agua.

1-11-2014

LA VENTANA DEL ALMA

   LA VENTANA DEL ALMA

Abierta de mi alma la ventana,

¿hacia dónde mirar?: ¿hacia lo interno

dónde guardo mis glorias y mi infierno

encerrados en esta vida humana?

 

¿O giro mi mirada veterana

echando una ojeada hacia el invierno,

en un paisaje desolado eterno

con escarcha y helada cotidiana?

 

Apoyada en el marco, que separa

el mundo y yo, me siento una mampara

que tamiza lo íntimo y lo externo

 

siendo una misma cosa, que esperara

mi percepción distinta: que cambiara

la dureza del tiempo por lo tierno.

 

 

Bilbao 8-11-2014

 

 

JUGAR A VIEJECITA

Es curioso jugar a viejecita

dejándote querer, y descansando

aun sin estar cansada, contemplando

desde lejos, tu belleza marchita.

 

que a ti ya no te importa ni te incita

pasiones, que ya has ido superando

y has cambiado por otras, mejorando,

porque tu alma no las necesita.

 

Jugar a viejecita es conocer

secretos de la vida desde afuera

para gozarla sin languidecer

 

y hacer creer a todo el que te quiera

que te tiene que recomponer

para que su ancianita no se muera.

 

JULIETA

 

Ya nos canta la alondra, mi Romeo.

Ya amaneció: debes marcharte ahora.

Te perderé al comenzar la aurora,

rota mi alma tras el escarceo

 

de esta noche de amor, como un mareo

con remolino rojo, que enamora

mi esencia Capuleto, y que, traidora,

en Montesco se ha vuelto sin rodeo.

 

Huye, mi amor, que luego, tu Julieta

te encontrará en la gruta secreta,

y oficiará, como buena anfitriona

 

el rito de la muerte: esa alcahueta

del odio incomprensible, que enrabieta

las mejores familias de Verona.

 

14-2-2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA EÑE

LA EÑE

El moño de la Eñe, cual cigüeña,

escudriña la braña en la espadaña

y desdeña, señora, en su cucaña

a la Ene, sin uña y contraseña.

 

La Eñe, engañadora y pedigüeña,

lugareña de América y de España

hace piña, empreñándose en la entraña

del español, ciñéndole risueña.

 

Desde antaño, la Eñe nos extraña

un añejo coñac, siempre en campaña,

que al aña de los niños bruñe en doña.

 

y que a la quinceañera sin compaña

aquel cantamañanas despestaña

con la artimaña de una carantoña.

19-11-2013

 

 

 

Lisístrata

 

 

 

Hartose, LISÍSTRATA, de sentirse

reposo del guerrero, que agotado

yacía junto a ella, derrotado

o glorioso, ansioso por partirse                    

 

otra vez a la lucha, y repetirse

jugándose la vida, ya olvidado

el placer del amor, tan deseado,

sin mirar para atrás ni arrepentirse;

 

hábil conocedora de la hombría

que tiene un punto flaco en el calcaño,

expuso a las mujeres, que sería

 

posible terminar con ese daño

abandonando el lecho, cada día,

mientras no hubiera paz como hubo antaño.

.

29-8-2016

 

LUNÁTICA SOY

       LUNÁTICA SOY

Hay poetas que cantan a la Luna

evocando su brillo y su misterio

y dirigen sus ojos y su imperio

a trovarla en los versos con fortuna.

Son varones, que no tienen ninguna

relación con Selene, y su criterio

al contemplarla sobre el planisferio

es verla reflejada en la laguna.

Yo soy mujer, y no la necesito

vagando por el cielo; me limito

a no considerarla diosa extraña

que la Luna me llega al infinito

de mi feminidad, y me permito

sentirla hasta en la esencia de mi entraña.

23-11-2013

Petra-Jesús

MARUJA

MARUJA

(En España se conoce coloquialmente con el nombre de “maruja” al ama de casa convencional, sin trabajo remunerado

 

Gran parte de mi vida la he vivido

pensando en los demás: en el trabajo

he llenado mis horas a destajo

mas la casa, el hijo y el marido.

 

Apenas tuve tiempo de mirarme

al espejo; los años han pasado

atropelladamente y han contado

ya tantos que puedo jubilarme.

 

He roto ya el reloj intempestivo.

Desde mañana celebro mi festín

y comienzo a vivir tiempo festivo

 

que organice mi vida y mi trajín.

Maruja del regreso del camino,

Maruja vieja, más maruja, al fin