MANOS DE MADRE

 

 

Sin verle la cara siquiera

sin conocer al interlocutor

sin importar la fecha

ni el lugar.

Tensas.

Rasgando el silencio

sin apenas mover los dedos.

 

¡Cómo gritan unas manos de madre

pidiendo clemencia

para el hijo condenado!

 

Su impotencia

y su dolor infinitos

se escapan desde las uñas,

que ya no tienen fuerza para arañar

como rayos eléctricos

que atraviesan el éter,

desde su corazón destrozado

al corazón proscrito

que van a destrozar.

 

Manos afligidas

de todas las épocas,

de todas las madres

de todos los hijos

castigados por matar,

por traficar,

por violar,

por robar,

hasta por hablar,

por ser diferentes,

por pensar de otra manera.

 

Manos de madre dolorida.

Manos de madre rota.

Manos de madre.

 

Jueves Santo,29-3- 2018.

 

OTRA VÍCTIMA MÁS

 

Ha muerto una mujer apuñalada

por la navaja de su compañero

que no supo aceptar no ser primero

en alcanzar trabajo, amor y fama.

 

Otra víctima más, que fue inmolada

por un macho cargado de complejos,

incapaz de olvidad códigos viejos

que impusieron, por ley, pierna quebrada.

 

 

 

El reloj de la Historia se ha parado

mientras Eva resurge de repente

pidiendo a gritos igualdad de fueros.

 

pero el varón, anclado en el pasado,

aun quiere ser patriarca en el presente

y asesina acosado por los celos.

 

 

¿QUÉ ES EL DESAMOR?

 

                                                                                                                                                                                                                             

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          ¿Qué es el desamor?
– me preguntas-
triste palomilla gris,
mientras te arrancas otro plumón

y recompones, con dolor,

el nido deshecho.

Los pichones de otros años

han volado para siempre;

y esta primavera
no habrá picos abiertos

recibiendo ansiosos

tu trigo regurguitado,

ni alas cariñosas
que los envuelva.

Insistes en desplumarte
hasta dejar desnudo y sangrante tu pecho

para acolchar suavemente
ese nido frío y solitario,
como si esperaras una nueva pollada,

sabiendo que ésta
no llegará jamás.

Y te quedas amando, sin ser amada,

esperando,
sin ser esperada,

mirando,

sin ser mirada;

escuchando ,con envidia ,

el arrullo de otras tórtolas

que rasga el silencio.

Hasta que emprendas el vuelo
y olvides aquel nido
que fue,
como si se lo hubiera llevado el vendaval,

y construyas otro, a tu medida,

en el que no quepa el desamor.