Coronavirus


La Humanidad

necesita fabricarse un miedo con frecuencia

para saberse frágil

y pedir el auxilio de los dioses.

Hoy,

ufanos de la tecnología

que nos tiene atrapados

en cárcel con murallas de kilobites

camuflados

en memes ingeniosos

y conversaciones banales

en las que dejamos caer, con ingenuidad,

los más íntimos secretos,

ignoramos nuestra desnudez.

Hasta que un virus microscópico,

procedente de la China

como dragón de larga cola,

se empodera con corona

y descubrimos, aterrorizados,

que se nos ha caído

la hoja de parra.

13-2-20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *