LISÍSTRATA

 

 

 

Hartose, LISÍSTRATA, de sentirse

reposo del guerrero, que agotado

yacía junto a ella, derrotado

o glorioso, ansioso por partirse                    

 

otra vez a la lucha, y repetirse

jugándose la vida, ya olvidado

el placer del amor, tan deseado,

sin mirar para atrás ni arrepentirse;

 

hábil conocedora de la hombría

que tiene un punto flaco en el calcaño,

expuso a las mujeres, que sería

 

posible terminar con ese daño

abandonando el lecho, cada día,

mientras no hubiera paz como hubo antaño.

.

29-8-2016