AFRODITA

AFRODITA

 

 

 

Como una diosa radiante te hemos visto

aparecer entre la espuma del Cantábrico

rodeada de la bruma

que te envolvía en un aura de algodón y luz.

 

Mirabas hacia el sol que hacía brillar   tu torso

mutilado

iluminando el único pecho que lucías

ofreciéndolo a las olas

en su esplendor

como en un rito sagrado.

Superando complejos,

miedos,

vergüenzas,

avanzaste hacia la orilla con audacia:

segura,

valiente,

hermosa como Afrodita

nacida de la mar,

que podía no merecer la atención de Botticelli,

pero a quien yo quiero dedicar mi verso

y mi homenaje.

Playa de Arrigúnaga, Getxo, hoy,   9-8-2012