Segunda lectura


Tan solo han transcurrido veinte años
y el libro que leí, ayer proscrito,
parece trasnochado y mal escrito
convertido de amigo en un extraño.

Me acabo de llevar un desengaño
buscando entre sus letras aquel grito
que enardeció mi juventud: un mito
dormido en su caverna de ermitaño.

Si el libro es inmutable, ¿quién ha sido
el que alteró las comas con malicia
cambiando su lectura de sentido?

Yo no acuso al autor de tal  pericia
sino  al tiempo, mostrándolo  torcido
poniendo en mi conciencia la presbicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *