LA FUENTE DEL DRAGÓN

FOTO

A mi abuelo Julián, labrador, que nunca oyó hablar de Ecología, pero que me enseñó a amar y a respetar la Naturaleza como é la amó y la respetó.

 

PRESENTACIÓN

 

El desarrollo de esta obra surgió en 1994, entre los alumnos de 5.° curso del C.P. Birjinetxe, de Bilbao, a raíz de la lectura de una leyenda china en un libro de texto.

Se inició como un juego dramático en el que los niños hacían sus diálogos y representaciones dentro del aula, en la clase de Lenguaje. Decidieron representarla, pero el número de personajes de la leyenda era tan reducido que no podían participar todos. Le pidieron a la profesora que hiciera ella un guión en el que cupiera toda la clase. Eso hizo. Para dar «trabajo» a todos sus artistas tuvo que sacarse de la manga padres, amigos, hada, mandarín… Pero aún quedaba un grupo, el de los gamberretes, a los que les daba mucha vergüenza actuar. A todos éstos, los envolvió en una preciosa tela de colores, les hizo hablar a coro y les convirtió en protagonistas: ellos fueron EL DRAGÓN. También teníamos una niña con una gran discapacidad (no sabía hablar) a la que se le dio el papel de Lu, que simplemente acompaña a su madre en escena y participa en el baile final.

Por motivos de programación no se pudo representar esta obra durante aquel curso y quedó pendiente para el siguiente. En él aumentó el número de alumnos y hubo que improvisar un prólogo, que, al ser un añadido, figura como tal.

Cuando ya se veía que la cosa iba en serio, se pidió la colaboración de la profesora de música, que se encargó de ensayar la melodía ylos bailes.

Desde enero, cuando comenzaron los ensayos, esta obra de teatro se convirtió en el eje vertebrador de todas las asignaturas, pero principalmente fue el centro del área transversal que figuraba como «Conservación de la Naturaleza». Nos pareció oportuno utilizarla para abordar en profundidad el tema del agua, de su importancia, de su escasez, y sensibilizar a actores y espectadores para su prudente utilización. Por eso la representación termina con una llamada de atención y una petición al público de solidaridad con aquellas personas que carecen de tan preciado líquido.

La obra se representó en el Festival de Primavera que se celebra todos los años en el colegio, y se aprovechó para participar en el IV certamen de Teatro Escolar, que organiza el Ayuntamiento de Bilbao.

Recibió el Primer Premio en la modalidad de Infantil Castellano.

La relación de ACTORES y ACTRICES fue la siguiente:

NIÑAS

Laura Conde

María Cuenco

Jonathan Díaz

Daniel Diez

Sara Gallardo

Nuria González

Ander Elordi

Estíbaliz Izkue

Osear Jurado

Silvia López

Santiago López

Davil López

Javier Martínez

David Mateos

David Murciego

Noemí Ortega

Alex Palomares

Virginia Pérez

Jon Pérez de Nanclares

Juan Antonio Suárez

Déborah Traba

Alvaro Turiel

Jonathan Várela

No se puede describir la emoción de los chiquillos al enterarse de que eran los ganadores… y que se merecían el honor de actuar en el TEATRO ARRIAGA… que es a Bilbao, como la Scala a Milán.

Puede que la vida no le sea propicia a todos los niños que hicieron posible esta historia, pero recordarán siempre que el día 11 de junio de 1995 fueron actores… de verdad, en un teatro.., de verdad. Cosa que muchos actores y actrices de medio pelo nunca llegan a conseguir.

 

PERSONAJES

Dragón: Es un personaje muy egoísta que tiene una fuente de agua clara y limpia para él solo. No la quiere compartir con nadie. Habla con una voz bronca, que le sale de las cinco o seis gargantas que lleva en su interior. Al final, resulta que es un sentimental solitario, que termina siendo amigo de los habitantes de la aldea.

DRAGÓN

Ling: La niña que descubre la fuente. Tiene miedo del Dragón y, al principio, no les quiere contar a sus amigos que ha encontrado agua.

Hada: Es la conciencia de Ling, que le reprocha su conducta y le anima a ser generosa. Actúa con mucha parsimonia y delicadeza, moviendo suavemente esas manos mágicas que, en vez de varita, llevan un cucurucho de oro en cada dedo.

HADA- Fuente

Pou: El héroe que se arriesga para salvar a Ling (tiene que saber tocar la flauta).

Fung: Un viejo artesano, ya jubilado, que hace de narrador.

Chu-La

Fa-Ming

Ho-Chu

Su-Ping

Ma-La.

Muchachos y/o muchachas que hablan con Fung (su número se puede reducir o aumentar según las necesidades).

Fu-Re

Wa-Li

Song

Señoras chismosas de las que se puede prescindir si es necesario. Las hay respondonas y contestatarias; otras son conformistas y resignadas.

Ming: Madre de Ma.

Chu-Fu: Padre de Ma.

Ma: Muchacho o muchacha juguetón o juguetona y desobediente.MANDARÍN

Lu: Hermana de Ma (de la que se puede prescindir).

Toi

Niños y niñas cuyo número depende de los alumnos que haya en clase.

-Su

-Cri

– Padre de Ling

Madre de Ling.

Mandarín: Jefe de la aldea.

Gente del pueblo: Además del Mandarín, los padres de Ling, los de Ma, los niños y las niñas y las señoras chismosas, todos los que quepan.

AMBIENTACIÓN Y VESTUARIO

 

Aunque la acción es intemporal y, al final, tiene connotaciones actuales, se sitúa en la China milenaria, cuando la gente llevaba los cubos de agua colgando de un palo que apoyaban en los hombros, (Es de desear que los cubos no sean de plástico.) Todos los personajes llevarán los aditamentos tópicos y típicos tales NIÑOS Y HOMBRESpngcomo el sombrero y la coleta (los hombres) y los moños con largas agujas (las mujeres).El Hada –un hada china- no debe llevar gorro, sino un vestido de corte oriental En vez de varita lleva unos cucuruchos de oro en los dedos, que son los que le dan los poderes mágicos.

Las mujeres y niñas andarán a pasitos cortos y saltitos; deben cubrir los pies con calcetines blancos para que parezcan vendados. Todo el mundo será muy ceremonioso y se inclinará majestuosamente en los saludos. El Dragón tiene que ser terrible, con grandes dientes (si es posible que abra y cierre la boca), con fuego en los ojos y una melena que se mueva cuando camine. La cabeza se puede hacer con una gran caja de cartón bajo la cual quepa un mu-

chacho o muchacha que encabezará la fila de los actores que componen el cuerpo, todos ellos envueltos por una enorme tela de colores. El Dragón hace el papel de coro griego: todos sus componentes deben hablar al unísono y con una voz potente y tenebrosa.

 

CONSTRUCCIÓN DEL DRAGÓN

 DRAGÓN 1

  1. Se busca una caja grande y resistente de cartón, dentro de la cual debe caber con holgura el niño que va en cabeza. A esta caja se le hace una hendidura a la altura de los ojos del actor, que le permita ver sin dificultad. Esta primera caja grande se ensambla con otra del tamaño de una caja de kilo de galletas o una de zapatos, a través de un corte exacto (ver dibujo 1). Este ensamblaje se puede hacer con cinta adhesiva, esparadrapo, grapas etc.

Esta segunda caja, que es la boca del dragón, se tiene que haber recortado previamente formando los enormes dientes. (El cartón se corta muy bien con cuchillo de sierra.) Hay que tener en cuenta que la mandíbula batiente-nunca mejor dicho- se debe poder mover desde dentro, por lo que las dos piezas de la caja pequeña, con los dientes ya señalados, se ha de empotrar en la grande como indica el dibujo 1.

  1. Una vez que tenemos lo que va a ser la cabeza y el morro, debemos redondear las formas.

Encima de la boca y formando la nariz, hay que haceruna especie de rampa, con cartón duro. El hueco que queda debajo, se rellenará con bolas de papel de periódico, todavía seco, poco apretadas, lo mismo que los huecos que se produzcan entre las cajas, hueveras… y todo lo que tengamos a mano, de poco peso, que han de configurar la redondez de la caDRAGÓN 2beza. Estas cajas y papeles se pueden sujetar con cinta adhesiva. No es bueno que estas bolas de papel sean excesivas, ya que ello va a contribuir a aumentar el peso; así que, siempre que se pueda, se debe dejar el hueco sin rellenar.

  1. Para fijar a la caja todo lo anterior, usaremos papel de periódico y cola de empapelar bastante gruesa. El papel se rompe en tiras de unos 8 cm de ancho que se impregnan totalmente en la cola. Al principio nos limitaremos a sujetar las cajitas y papeles, pero cuando esto ya esté hecho y podamos deleitarnos con nuestra obra (porque esto lo tiene que hacer el profe), nos iremos dando cuenta de carencias de «materia», que supliremos con

nueva bola de papel arrebujado, que taparemos con otra tira nueva de periódico mojado. Del mismo modo iremos configurando los ojos, las cejas, la nariz, la barbilla… y todo lo que se nos vaya ocurriendo.

Cuantas más capas de papel engomado incorporemos, mejor y más resistente será nuestro dragón. Hay que tener cuidado de apretar bien unas capas con otras, para que haga cuerpo y tenga consistencia. Se puede hacer en varias etapas, incluso dejando secar lo anterior. Una vez seco, si al tocarlo notamos que tiene una zona débil, pues… a encolar otra vez.

También hay que forrar los dientes, que quedarán muy duros, y las medias pelotas de poliuretano que hayamos colocado en los ojos, ya que, si no lo hacemos y luego utiliza-

mos pintura muy fuerte, se van a deshacer

4, Ya tenemos nuestro dragón «de papel de periódico», sequito y todo… redondito y precioso. Hemos comprado en el mercadillo más próximo un montón de metros de tela barata que alguien ha cosido a máquina y de la que se ha extraído un trozo que será el que se pegue a la caja, justamente en el borde donde terminan los periódicos. Lo grapamos, si es posible, con grapadora de bricolage.

Pintamos la fiera con buena pintura y comenzamos a preparar «la melena». Para ello hemos de recurrir al arsenal de revistas de papel cuché, de las que hablan de princesas y bodas, que

dan mucho juego en la clase de Plástica, y hacer con ellas cientos de tiras, de un par de centímetros de ancho, que iremos rizando por el procedimiento ancestral de hacer pasar el papel entre la yema del dedo pulgar y una tijera.

Como este ejercicio es fácil, le gusta a los críos y nos libera de dejar el dedo en el empeño al repartir la tarea; cuando nos queramos dar cuenta, tenemos la cabellera a punto de implante.

Se cogen los cabellos en grupos -hasta una hoja entera vale cada vez- y se van grapando pacientemente, primero en la cabeza propiamente dicha (o lo que se va a ver de ella) y luego en la caja que está cubierta de tela.., ¡Y ya está! ¿A que no ha sido tan difícil como parecía al principio?

NOTA; El Dragón de Birjinetxe, ya viejo y desdentado, aún se pasea por el patio para divertir a los parvulitos enCarnavales.

 

PRÓLOGO

El decorado representa un pueblo chino. Con un telón de fondo de un paisaje multiuso. Se pueden colocar dos biombos sobre los que hay pintadas unas casas orientales. A la puerta de una de ellas el señor Fung está fabricando un objeto de madera con una navaja. El señor Fung es un viejecito con larga y rala barba gris. Suena una delicada música oriental que será el tema de toda la representación. Al cabo de unos minutos aparecen Chu-La y Fa -Ming.

 

CHU-LA: ¡Buenas tardes, honorable señor Fung! ¿Cómo le va el trabajo?

FUNG: Regular, hijito. Mis ojos ya están viejos y mis manos no tienen la fuerza de los buenos tiempos.

CHU-LA: A pesar de ello, usted sigue siendo el mejor artista de la aldea.

FA-MING: Y todos hemos aprendido de usted. (Le enseña una lámpara artesanal) Mire qué lámpara acabo de hacer en mi taller.

FUNG: iQué bonita!, hijito. ¡Qué buen alumno has sido! Ahora que te veo estas maravillas ya no me importa morirme porque sé que tengo un continuador.

(Aparecen Ho-Chuy Su-Pin con Ma-La.)

HO-CHU: ¿Quién habla de morirse? El honorable señor Fung tiene aún que vivir muchos años y enseñarnos muchas cosas.

MA-LA: Precisamente, en este momento, le están esperando en el palacio del Mandarín para enseñarle el plano del camino nuevo que va a la Fuente del Dragón.

SU-PIN: Creo que se va a construir un puente.

FUNG: ¿Y quién lo va a construir?

HO-CHU: ¿Quién va a ser? El honorable señor Fu-Ti que ya trabajó en la construcción de la Gran Muralla.

FUNG: Esa sí que es una obra magnífica. Cuando nosotros muramos nos recordarán por esa maravilla que evitará las invasiones de los pueblos sin civilizar.

SU-PIN: Nosotros no hemos visto la Gran Muralla, pero en nuestra aldea tenemos una magnífica fuente custodiada por el mejor dragón del mundo.

FA-MING: ¿Conoce usted la historia de la Fuente del Dragón?

FUNG: Naturalmente. Yo presencié todos los acontecimientos cuando era chiquillo. Hace ya muchos años.

FA-MING: ¿Y cómo ocurrió?

FUNG: Otro día os lo contaré. Ahora me espera el Mandarín. (Se levanta.)

HO-CHU: Que espere el Mandarín. Cuéntanos la historia, abuelo.

FUNG: ¿Seguro que os interesa?… Si ya la habéis oído muchas veces…

SU-PIN: No importa,.. Es tan hermosa…(Todos los chiquillos se sientan alrededor de Fung.)

FUNG: Vale… Pues todo comenzó así.,.:«Hace muchos, muchísimos años, este pueblo se había quedado sin agua después de una gran sequía… Estaban secos los pozos y las fuentes… y hasta el río que pasa por aquí… La gente no tenía agua para beber ella ni sus animales, ni para regar las huertas, ni para bañarse… Solamente había una fuentecilla lejos, muy lejos del pueblo, en lo alto de la montaña…Los padres y los hijos, los grandes y los pequeños, todos los habitantes del pueblo debían hacer varios viajes a la fuente si querían sobrevivir…

… Pero una vez…»

(Música.)Se enfoca sobre Fung,

                                                          CAE EL TELÓN

                                                         ACTO PRIMERO

 

El mismo decorado del prólogo. Cruzan la escena la señora Songy la señora Ming que lleva a su hija Lu de la mano... Ambas se saludan con gran ceremonia.

 

SONG: ¡Honorable señora Ming! ¡Cuánto tiempo sin verla! ¿Cómo está su honorable esposo? ¿Y sus preciosos hijos?

MING: Todos bien, amiga mía. Aquí tienes a mi hijita Lu que está muy crecida y muy guapa.

SONG: ¿A dónde va con este cesto de ropa? ¿A la montaña a lavar?

MING: No, señora Song. Es muy duro ir a la montaña a lavar todos los días, así que voy a poner un rato la ropa en la cuerda para que se ventile. Otro día lavaré. ¿Cómo está su pequeña Pi?

SONG: Preciosa. Ya le han salido dos dientecitos, pero aún no le hemos vendado los pies.

MING: Pues debes hacerlo ya pronto. Cuanto antes empiece, más pequeñitos se le quedan y será más hermosa de mayor.

SONG: ¿Y por qué hay que vendarles los pies a las niñas?

{Entran Fu-Rey Wa-Li con cestas.)

FU-RE y WA-LI: ¡Buenas tardes, honorables vecinas!

SONG y MING: ¡Buenas tardes!

WA-LI: ¿Qué estabais comentando?

MING: Dice la honorable señora Song que por qué hay que vendarles los pies a las niñas, que a los chicos no se lo hacen.

FU-RE: ¡Por Confucio, Song! ¡Qué cosas dices! Las mujeres tenemos que tener los pies pequeños… cuanto más pequeños, mejor.

WA-LI:… Y andar a saltitos…

FU-RE: … Y andar a saltitos…

TODAS: Así somos más femeninas… jí, jí, jí…

MING: Parecemos pajaritos saltando de rama en rama…

SONG: (Señalando.) Señora Ming, por ahí viene su hijo Ma.

(Entra Ma jugando con unas naranjas que tira hacia lo alto con la mayor habilidad posible.)

 

MING: Ma, hijo, ven por aquí.

MA: ¿Qué quieres, mi honorable madre?

MING: Que tiendas esta ropa en la cuerda del patio.

MA: (Sigue jugando sin hacer caso.) Luego.

MING: Ahora.

MA: Ahora no, que estoy jugando.

MING: Ahora, o llamo a tu padre… ¡Chu-Fu!, ¡Chu-Fu!

(Música mientras queda sola Ma)

CHU-FU: (Llega.) ¿Qué ocurre, querida esposa?

MING: Que el zángano de tu hijo no me quiere ayudar a tender la ropa.

CHU-FU: ¿Qué oigo? ¿Que no quieres obedecer a tu madre?

MA: Es que.., siempre me está mandando cosas: que si cuidar de mi hermana, que si echar de comer a los cerdos, que si ir por agua…

CHU-FU: ¡Eso!,,. Ir por agua… Ahora mismo te coges los cubos y traes otro viaje que hay poca en casa. Toma… (Le da los cubos.) No te quiero ver por aquí hasta que lo hayas hecho… Vámonos todos, que Ma tiene trabajo para un buen rato. (A su esposa.) Ya te ayudaré yo a tender la ropa.

(Se van todos menos Ma. Van llegando los demás niños y niñas llevando cada uno un par de cubos colgando de los extremos de un palo que apoyan en los hombros.)

 

POU: ¿Qué haces, Ma? ¿Jugamos un rato?

MA; Para juegos estoy yo. Tengo que volver a la fuente.

LU; ¿Otra vez castigado? ¿Qué has hecho ahora?

MA: Que he desobedecido a mi madre.

TOI :Nosotros también vamos por agua, pero queda mucho tiempo para la puestadel sol y podemos jugar un rato, ¿Te animas?

MA: Vale…

(Los niños y las niñas se ponen a jugar a canicas o algún juego similar y están así durante

unos minutos mientras se oye la música. Al callar ésta, se escucha la conversación.)

 

MA: Ahora me toca a mí.

LING: No. Me toca a mí.

POU: Enseguida os dejo… Esperad.

TOI: Vamos, a prisa… que como se enteren nuestros padres de que estamos perdiendo el tiempo nos van a reñir.

SU: A mí no me riñen mis padres porque siempre me porto bien y voy a la fuente cuatro veces al día.

MA: ¿Cuatro?

SU: Cuatro.

TOI: ¿Y no te cansas? Yo sólo voy una vez y vengo rendido.

POU: ¡Claro! Tú tienes nueve hermanos y con una vez que vayáis cada uno ya llenáis el pilón.

LING: (Enfadada porque los demás no le hacen caso.) ¿Me dejáis jugar?.., ¡O me voy sola!

 

SU: ¡Pues vete, pesada!, que nosotros nos quedamos aquí jugando.

LING: ¡Qué frescos! Me habíais prometido que iríamos todos juntos para que se nos hiciera más corto el camino…

MA: Pues no. Ya ves…

POU: Ahora hemos cambiado de opinión y no queremos ir.

(Se va Ling y los demás chiquillos se quedan jugando.)

 

                                                     TELÓN

 

                                           ACTO SEGUNDO

Para este acto se puede utilizar el mismo telón de fondo y cambiar los biombos con otros forros que representen un paisaje de montaña. Delante, en primer plano del escenario, una roca que puede estar formada por una caja hueca, bajo la cual se ha escondido un recipiente con agua. Sobre esta roca y bien visible, una flor preciosa y muy llamativa, sujeta a la roca por una goma disimulada para qur cuando se suelte pueda volver a su sitio.

Aparece Ling, que va hacia la fuente de la montaña, y, al llegar al centro del escenario, descansa quitándose los cubos y dejándolos en el suelo.

 

LING: ¡Qué cansada estoy!… Y eso que aún no he llegado arriba… Dejaré los cubos en el suelo y descansaré un poco… {Deja los cubos y se estira.) ¡Qué bonito es el campo!… Lástima que siempre lo atravesemos con prisa y no podamos disfrutar de él… ¡Cuántas flores!… Voy a coger alguna… En el pueblo, con tanta sequía, no tenemos ninguna… {Coge alguna flor del suelo y se acerca a la Flor Maravillosa.) ¡Caramba!… Esta flor es diferente a las demás… A ver si alcanzo… {Hace varios intentos y al final lo consigue. En ese momento, se oye el murmullo del agua: glu, glu, glu.) ¡Huy!… Si sale agua… Y mucha… ¡AGUA! ¡AGUA!… Si hay un manantial… Un manantial de agua (Música antes del monólogo) fresca y cristalina… (Se moja la cara y las manos y juega con el agua.) ¡Qué suerte!… Ya no necesitaré ir hasta lo alto del monte para llenar los cubos…¡Hurra!… (Se pone a llenar los cubos y deja caer la flor que vuelve a taponar la fuente.) ¡Vaya…! La Flor ha tapado el manantial… ¿A ver qué pasa si la vuelvo a quitar?… (La quita y se oye de nuevo el murmullo del agua,) ¡Mira!… La Flor es el tapón de la fuente… La dejaré en su sitio y avisaré a toda la gente del pueblo del hallazgo.

(Se oyen enormes gruñidos y aparece un terrible dragón chino. Ling se queda muy asustada, quieta, en medio del escenario. El Dragón va hablando a la vez que rodea a Ling.)

 

DRAGÓN: Aggh… Aggh… ¿Quién ha destapado mi manantial? ¿Quién ha destapado mi manantial?

LING: He sido yo, señor Dragón, pero ha sido sin querer…

DRAGÓN: ¿Cómo que sin querer? ¿No has sido tú quien ha arrancado la Flor Maravillosa?

LING: Es que me pareció muy bonita… y yo no sabía…

DRAGÓN: ¡Te mataré por haber descubierto mi secreto!

LING: ¡No me mates, señor Dragón, que yo no quería.,.!

(El Dragón vuelve a rodear a Ling y parece que se la va comer)

 

DRAGÓN: ¡Aggh! ¡Te comeré…!

LING: (De rodillas.) No me comas, señor Dragón… Si solamente he cogido unos cubos de agua…

DRAGÓN: Por eso… porque es mi agua…

LING: Yo no sabía que ésta es tu fuente…¡No me comas…! Te prometo que no lo haré más.

DRAGÓN: ¿Seguro que no lo harás otra vez?

LING: Seguro.

DRAGÓN: ¿Y cómo sé yo que no me vas a engañar?

LING: Porque me das mucho miedo.

DRAGÓN: ¿Te doy miedo, eh? Ja, ja, ja… Pero me pareces una buena chica… Veo que dices la verdad… Te perdonaré la vida con una condición: no le has de contar a nadie el secreto del manantial. Solamente tú podrás usar de esta agua… Será la fuente de los dos… Pero si cuentas este secreto… ¡Te castigaré!

LING: ¿Esta fuente será de los dos solos?

DRAGÓN: De los dos solos.

LING: ¿Y nadie más debe venir aquí por agua?

DRAGÓN: Nadie más… Es nuestro secreto… Y, no lo olvides: si lo cuentas,., ¡te castigaré! ¡Aggh…!

(Se va el Dragón con gran solemnidad y Ling se queda sola.)

 

LING: ¡Viva! ¡Viva! (Saltando y dando palmadas,) Ya no tengo que ir al otro lado de la montaña… Ahora yo vendré siempre sólita para que nadie descubra mi secreto. (Coge los cubos y se pone a caminar en dirección al pueblo. Entran los demás niños en dirección contraria.)

 

TOI: ¡Hola, Ling! ¿Ya estás de vuelta?

LING: Sí.

MA: ¿Ya?

LING: Ya.

POU: Pues qué pronto… Si casi ni te ha dado tiempo a subir.

LING: Pues, ya ves… Ya estoy de vuelta.

SU: Es imposible que te haya dado tiempo.

LING: Mira mis cubos y verás que están llenos.

LU: ¿A ver? (Miran todos.) Pues es verdad… Te dejamos. Porque como te vean llegar a ti sola en el pueblo, van a notar que estábamos jugando.

(Se van los muchachos y se queda Ling sola.)

LING: Ja, ja, ja… ¡Qué risa!… Se lo han creído,.. Que se fastidien, que yo ya no tendré nunca más que subir a la montaña… Ja, ja.

(Entra el Hada.)

HADA: Ling… ¿Qué estás pensando?

LING: ¿Yo?.,. Nada… nada… ¿Quién eres?

HADA: Soy el Hada del bosque y he visto lo que has hecho con tus amigos.

LING: No he hecho nada malo… Ellos iban por agua a la fuente.

HADA: A la fuente de la montaña. Pero tú sabes que aquí hay otra fuente y ellos no se cansarían tanto si la pudieran utilizar.

LING: ¿Cómo lo sabes?

HADA: Yo sé todo lo que pasa en el bosque.

LING: ¿También sabes que hay un Dragón?

HADA: También.

LING: Un Dragón que me castigará si cuento el secreto de nuestra fuente.

HADA: También lo sé.

LING: No puedo revelar el secreto.

HADA: Ling: tú no puedes ser egoísta y guardar esta agua para ti sola. Debes contárselo a todo el mundo para que todos se beneficien de ella.

LING: ¿Y si me castiga el Dragón?

HADA: Es un riesgo que debes correr. Piensa en la cantidad de beneficios que tendríais en el pueblo con esta agua.

LING: Es verdad… Podríamos bañarnos…

HADA: Y tener un jardín con flores…

LING: Y poner una granja con muchos animales…

HADA: Y cultivar arroz…

LING: Y llevar la ropa limpia…

HADA: Y tener tiempo para jugar…

LING: ¡Eso!… Tener tiempo para jugar.

HADA: Naturalmente… Los niños no tendríais que trabajar y podríais ir a la escuela para aprender cosas bonitas.

LING: ¡Qué bien!… Pero… ¿Y si me pilla el Dragón?

HADA: No te preocupes: si eres generosa y compartes tu secreto, todo se solucionará.

LING: Es verdad. Voy corriendo a contárselo a todo el mundo… (Gritando.)…

¡Mamá!… ¡Papá!… ¡Chicos!… ¡Chicas!… ¡Tengo una noticia estupenda!

                                                              TELÓN

                                                                                             ACTO TERCERO

 CABEZA DRAGÓN

La acción se desarrolla en el mismo lugar que la anterior Las gentes del pueblo, entusiasmadas con la noticia de la nueva fuente, llegan hasta el escenario atravesando el patio de butacas por el pasillo central. La mayoría va provista de cubos. Solamente suben al escenario, de momento, Ling con sus padres y el Mandarín.

 

FUNG: (Narrando. Delante del telón.) Ling les contó a todos el secreto de la fuente del Dragón. Aquel día se tiraron cohetes y todo el mundo cogió sus cubos para probar el agua de aquel manantial nuevo y maravilloso. (Se abre el telón.)

PADRE: Honorable señor Mandarín: yo le aseguro que si mi hija Ling dice que ha encontrado una fuente, es verdad. Ella no miente jamás.

MANDARÍN: No me fío, no me fío… A veces las chiquillas tienen mucha fantasía.

LING: No es fantasía, honorable señor Mandarín.

Espere aquí… ¿Ve usted esta flor?…Pues… si la quitamos… (La quita y se oye el murmullo del agua.).

TODOS: ¡Agua! ¡Agua!

(La gente va subiendo al escenario amontonándose y queriendo ser los primeros en probar el agua.)

 

-Déjame a mí.

-Yo soy primero.

-No. Yo.

-¿Qué te has creído tú?

(Etc.)

 

{Mientras todos discuten va llegando el Dragón y el pueblo, al verlo, chilla y se queda, asustado al fondo del escenario. En el centro, Ling.)

DRAGÓN: Ling… Me has fallado… Has revelado el secreto de nuestra fuente… y te tengo que castigar…

LING: Tenía que hacerlo, señor Dragón. Yo sola no debía beneficiarme de tu fuente… Hubiera sido muy egoísta.

DRAGÓN: Debo castigarte… No te haré desaparecer del todo porque has sido generosa con los demás. Solamente te convertiré en estatua… ¡Aggh…! ¡Aggh…!

(El Dragón rodea a Ling y sale del escenario. Cuando Ling queda sola, la gente se da cuenta de que está inmóvil y cada uno aporta frases de sorpresa y miedo,)

 

-¿Qué pasa?

-¿Quién era ese Dragón?

-¿Qué le pasa a Ling, que no se mueve?

-Ling, Ling. ¿Qué tienes?

(Etc.)

 

MADRE: Ling, hija mía, ¿qué tienes?

PADRE: ¿Qué te ha hecho ese enorme dragón?

(Los padres, muy preocupados, la tocan y se convencen de que está inerte.)

¡Te ha convertido en una estatua inmóvil!

TODOS: (A coro.) ¡Está rígida! ¡No puede moverse!

MANDARÍN: Habrá que ir a buscar al Hada del bosque para que nos diga lo que debemos hacer a fin de quitarle el hechizo.

(Entra el Hada.)

HADA: No tenéis que ir a buscarme porque he estado viendo todo lo que ha pasado. Ling está hechizada por el Dragón y solamente se le podrá quitar el encantamiento si se toca junto a ella una melodía con la Flauta Mágica que está en una cueva de las Montañas Celestes.

TODOS: ¡Yo voy a buscar esa flauta!

MANDARÍN: No, Yo soy el Mandarín, el jefe de la comunidad, e iré a donde haga falta.

HADA: ¿Tú sabes tocar la flauta?

MANDARÍN: No.

HADA: ¿Tú eres joven y fuerte para escalar las Montañas Celestes?

MANDARÍN: No. Yo ya soy viejo para eso.

POU: (Adelantándose.) Yo sí sé tocar la flauta y soy joven para escalar hasta la montaña más alta.

HADA: Entonces tú, Pou, eres el privilegiado que sacará a Ling de su sueño de piedra.

                                                               TELÓN

ACTO CUARTO

 

(Aparece delante del telón el narrador, el viejo Fung.)

FUNG: Pou tuvo que atravesar noventa y nueve valles para conquistar las Montañas Celestes. Pasaron muchos meses y Pou no llegaba… Al final, un día de primavera, se oyeron en el pueblo los sonidos de la Flauta Mágica.

(Se abre el telón y aparece el mismo escenario del acto anterior. En medio de la escena,Ling, completamente inmóvil. Todo está en silencio. Pou entra por el vasillo central del patio de butacas tocando la flauta y la gente del pueblo le sigue. Barullo. A medida que se acerca el cortejo al escenario, se van oyendo las frases siguientes, que pueden estar mezcladas por otras espontáneas.)

 

MADRE: ¡Ha llegado Pou con la Flauta Mágica!

PADRE: ¡Y resucitará a nuestra hija!

SU: Vamos a acompañarle hasta la fuente.

TOI: ¡Hurra! ¡Ling volverá a tener vida!

(Todo el pueblo, muy contento, sube al escenario al ritmo de la flauta y rodea a Ling. Pou toca junto a ella la melodía y Ling recupera lentamente sus movimientos.)

LING: ¿Qué ha pasado? ¿Dónde estoy?

MADRE: Estás aquí, amor mío, junto a la Fuente Mágica. Has estado mucho tiempo encantada y Pou te ha devuelto a la vida.

LING: ¿Pou?

MADRE: Sí. Pou.

MANDARÍN: Todos los del pueblo quisimos ir por la Flauta Mágica, pero el Hada le encomendó a él esta tarea.

MA: Ha sido un valiente.., ¡Viva Pou!

TODOS: ¡Viva!

MANDARÍN: Este acontecimiento hay que celebrarlo bailando todos. A ver, Pou, toca de nuevo mientras bailamos.

(Todos se colocan para bailan El baile puede ser sencillito, muy ceremonioso, con pasitos cortos en varias direcciones. Si se acompaña con abanicos, resulta muy lucido. Mientras bailan entra el Dragón que se queda en una esquina viéndolos, Al acercarse, todos se vana un rincón menos Pou y Ling.)

 

DRAGÓN: ¿Qué haces aquí?, jovenzuelo… ¿Qué le dices a mi estatua?

POU: Le he devuelto la vida con la Flauta Mágica que he traído de las MontañasCelestes.

DRAGÓN: ¿Cómo te has atrevido a deshacer un encantamiento hecho por mí?

POU: Ling es mi amiga y tenía que salvarla.

DRAGÓN: Salvarla… salvarla… Ella se ha convertido en la salvadora del pueblo… Vosotros os habéis apoderado de mi agua… y ahora. ¿Qué hago yo?… porque. .. la fuente… es mía.

LING: La fuente no puede ser sólo tuya: el agua es de todos.

DRAGÓN: ¡Es mi fuente!

MANDARÍN: Ling la descubrió y pertenece alpueblo.

DRAGÓN: Pero el pueblo vendrá todos los días y echará porquerías y suciedad… y contaminará mi agua.

LING: No echaremos desperdicios.

(Todo el pueblo va incorporando expresiones sobre lo que no se puede anojar al agua.)

-Ni jabón.

-Ni gasolina.

-Ni detergentes.

-Ni petróleo.

-Ni aceite.

-Ni suavizantes.

-Ni pilas.

{Etc.)

MANDARÍN: Ya me encargaré yo de poner buenos vigilantes para que nadie contamine ni manche la fuente.

DRAGÓN: Nadie cuidará mi fuente como yo.

MANDARÍN: Si tienes tanto empeño en cuidar la fuente, te puedes quedar de vigilante del bosque.

POU: ¡Eso! Para que los aguadores y los excursionistas dejen todo limpio.

TODOS: ¡Que se quede!… ¡Que se quede!

DRAGÓN: Vale… Y al que se porte mal… ¡Me lo como!

(Aparece el Hada en escena.)

HADA: Tú no te comerás a nadie, Dragón. Yo te voy a convertir en un Dragón bueno, de ahora en adelante.

DRAGÓN: … Y si no como gente… ¿De qué viviré ahora?

HADA: Pues te haces vegetariano, que aquí en el bosque hay mucha hierba verde.

DRAGÓN: … Es que a mí no me gusta la hierba…

HADA: ¿Qué te gusta?

DRAGÓN: El arroz, como a vosotros… ¿No veis que yo también soy chino?

MANDARÍN: No te preocupes, amigo Dragón. Yo, como Mandarín, te pagaré con un plato de arroz cada día para que estés contento.

TODOS: i Yo también le llevaré arroz!

-¡Y yo! ¡Y yo!

HADA: ¿Trato hecho?

DRAGÓN: Trato hecho.

TODOS: ¡Viva el Dragón! ¡Viva la Fuente del Dragón!

Pou se sitúa, de nuevo, en una esquina del escenario y toca otra vez. Todos bailan en corro

alrededor del dragón que también lleva el ritmo. Puede ser el mismo baile anterior, pero ahora sin abanicos. Cuando termina el baile, los actores se vuelven hacia el público y dicen a coro:

EL AGUA ES UN BIEN ESCASO

DEBEMOS COMPARTIRLA CON LOS QUE

NO LA TIENEN.

                                                       CAE EL TELÓN

                                                                     y

                                                                   FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POESÍA