Petra-Jesús era una niña que no quería ser  una niña.

Quería ser dos niñas

o tres niñas

o cuatro.

Todas diferentes.

 

Como esto no era posible…

se lo imaginaba.

 

Soñaba con ser una estrella

como la Estrella Polar, que reluce  tanto

…y le brillaban los ojos.

 

O una duendesa, que viviera al otro lado de un  rayo de Luna.

…y sonreía.

 

O un girasol que destacase sobre las flores del valle;

…y se crecía.

 

Cuando se sentía sola

pensaba que era un erizo pinchoso, a quien nadie podía acariciar;

…y lloraba.

 

Porque no sabía nadar

quiso ser una sirena de cabellos de fuego;

…y flotó en el agua.

 

¿Verdad que Petra-Jesús era  muy,

pero que muy caprichosa?

 

Para no olvidarse de  todos personajes que iba soñando,

Petra-Jesús decidió contarlo todo.

 

Y se hizo escritora

 


Las escritoras son magas que hacen encantamientos.

Convierten a sus lectores en

 

  princesas enamoradas,

    caballeros con bigote,

      gatos persas,

        madejas de lana,

          ratones de cristal,

            huerfanitos tristes,

              triángulos rectángulos,

                jugadores de baloncesto,

                  maletas misteriosas,

                    campesinas pizpiretas,

                      espejos habladores

                       o gusanitos sabios

                       que viven en  manzanas de oro.

Su varita mágica está hecha de letras

y con ellas tocan la fantasía de los demás.


Petra-Jesús es de Bilbao.

Y, como la gente de Bilbao puede haber nacido

en cualquier otro sitio,

ella aprovechó para nacer en Alcolea del Río,

un pueblo blanco de Sevilla bañado por el Guadalquivir,

con olor a naranjos y jazmines.

 

De esto hace muchííííísimos años.

 

Petra-Jesús sabe que todos los niños del mundo

tienen poderes secretos.

Porque todas las niñas y todos los niños

son maravillosos

y lo pueden ser mucho más

si les gusta leer

y saben encontrar la varita mágica

hecha de palabras.

 

 

Petra-Jesús Blanco Rubio

Alcolea del Río- Sevilla 1941

Mi infancia son recuerdos  de un patio de Sevilla, un huerto claro donde madura el limonero… mi juventud veinte años en tierras de Castilla- Palencia, donde hice la carrera de Magisterio y ejercí mi profesión en alguno de sus pueblos. En 1966 llegué a Bilbao a través de unas oposiciones restringidas para la Escuela Pública, en la que me jubilé en 2001.

En el Colegio Público “Birjinetxe”, donde trabajé durante 28 años, experimenté el Teatro de Aula, que fui decantando hasta atreverme a escribir un ensayito didáctico que titulé “El Teatro de Aula como estrategia pedagógica” y del que me siento orgullosa, sobre todo al conocer la incidencia que está teniendo en centros escolares problemáticos de Latinoamérica.

Mis publicaciones en papel son principalmente textos de teatro para adolescentes –Editorial CCS-, ya agotadas. Se pueden encontrar digitalizadas en la “Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes”, lo mismo que otras obras teatrales posteriores y algunos cuentos.

Dado que mi producción infantil sobrepasa la dosis que la “B.V. Miguel de Cervantes” considera oportuna para una autora desconocida en los foros oficiales, me he decidido a escribir en este blogg en el que espero me encuentren los niños que leen en castellano.

Ahora, cuando ya llevo mucho tiempo jubilada, y mi relación con niños y adolescentes es mínima, mi actividad literaria se esparce por infinitos campos, desde la crítica de libros hasta la poesía, que me estoy atreviendo a publicar acompañada de una versión de audio con mi propia voz.

Aunque siento que le debo a mi Palencia querida una obra de Teatro de Aula en la que saque a relucir el momento histórico magnífico en el que las mujeres de la ciudad hubieron de defenderla solas de las hordas del inglés Lancaster cuando los varones estaban en otra labor. No me quisiera morir sin terminarla.

En el año 2015  la editorial Afronta me editó un libro de viajes titulado “CRÓNICA DEL DESTIERRO CANTADO”, donde comento el caminar de una nueva mesnada de Rodrigo Díaz de Vivar, que recorrió durante cinco años la ruta del Destierro del Cid siguiendo las citas que aparecen el “El Cantar de Mío Cid” . En este periplo fuí abducida por Mencía, una  juglaresa contemporánea de Ruy Díaz  y, desde su perspectiva, le comento a mi señor, don Rodrigo,  las novedades que han aparecido en estos mil años transcurridos desde su destierro.

A primeros de 2017, tras un recorrido por toda la isla de Cuba, publiqué mi segundo libro de viajes, del que he conseguido buenas críticas, subtitulado “Aventuras de la setentañera que llegó a Cuba antes que Mc Donalds” y que titulé “CAÑA Y AZÚCAR”.

…Y sigo con la poesía que publico en texto y audio.